Ir al contenido

¿Qué hacer si tu perro tiene una mordida?

Es muy común que en algún punto de su vida tu perro se vea entrometido en algún conflicto o pelea con otro perro y salga mordido. Los dientes caninos son suficientemente fuertes como para penetrar la piel y el tejido muscular de alguna parte del cuerpo. Por lo que pueden causar graves daños si no se atiende la herida a tiempo. Incluso una mordida que no es muy profunda puede llegar a complicarse con una infección. El hocico de los perros se caracteriza por tener un exceso de bacterias que pueden introducirse en una cortada y volverla letal. Cuando las bacterias se multiplican por el área donde está la mordida, o peor aún llegan a los huesos se podría detonar una artritis séptica (infección de la articulación), osteomielitis (infección del hueso), piotórax (pus en la cavidad torácica) o peritonitis séptica (pus en la cavidad abdominal). ¿Qué hacer si muerden a tu perro?

La regla general después de una situación como ésta, a pesar de que la mordida sea superficial es muy importante que la revise su veterinario. Si te es posible, trata de obtener información sobre el perro que mordió a tu perro, sobre todo, si tiene sus vacunas al día (especialmente la de la rabia). Si el sangrado es muy abundante, haz presión con una toalla o tela limpia para tratar de detenerlo lo más posible en lo que llegas al consultorio u hospital veterinario. Si tu perro tiene los siguientes síntomas es aún más urgente que lo lleves: cojeo, debilidad, dolor, desmayo, encías muy rojas o muy pálidas. Si después de llevarlo al doctor, determinan que no es necesario coserlo ni algún tipo de operación, puedes llevarlo a casa.

 

¿Cómo cuidar la herida en casa?
  • Nunca supongas que debes utilizar las mismas medicinas que utilizas para ti mismo. Es decir, no apliques agua oxigenada ni alcohol, ni tampoco medicamentos como Merthiolate o Isodine, a menos de que tu veterinario crea que es necesario.
  • En lugar, debes limpiarla con el desinfectante que te recomiende tu doctor aproximadamente tres veces al día.
  • El área alrededor de la herida debe mantenerse limpia y sin pelo. Es probable que tu veterinario la haya rasurado, así que hay que cuida que siga así.
  • Es importante que limpies la herida de acuerdo con las instrucciones de tu veterinario. En algunos casos, él te indicará si debes retirar cualquier tipo de costra o tejido muerto para evitar que se infecte o, por el contrario, si no debes ni tocar las costras que tenga tu perro.
  • Trata de mantener la mordida seca, ya que la humedad afecta el tejido nuevo.
  • Lo ideal es no tapar la herida para no retrasar la cicatrización, a menos de que requiera ser vendada.
  • Sé muy cuidadoso cada vez que la limpies para que no le duela más.
  • Por último no dejes que se lama o rasque. Si es necesario puedes ponerle un collar isabelino (el famoso 'cono de la vergüenza'), para que no alcance.
  • Asegúrate de que tu perro siga el tratamiento indicando al pie de la letra (en caso de que le hayan mandado antibióticos, por ejemplo).

[Fuentes: vcahospitals.com www.cesarsway.com www.pet360.com][Fotos: Sue McDonald/Shutterstock MarcinSl1987/Shutterstock]

 

Notas relacionadas

Cómo prevenir las mordidas de tu perro

Fotos de perros usando el cono de la vergüenza

Rufus el perro que ama el cono de la vergüenza

Artículo anterior ¿Qué hacer si a tu perro le da fiebre?

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de aparecer

*Campos requeridos