• 0

10 cosas que aprendí de mi perro

26 Noviembre, 2014 0 comentarios Deja un comentario


Petar Paunchev/ Shutterstock

Todos los días nuestros perros son nuestros maestros y nos enseñan importantísimas lecciones de vida. Para poder saber cuáles son, sólo hay que estar atentos y observar bien y nos daremos cuenta de que no es coincidencia que ese sea nuestro perro, por algo nos tocó estar juntos, para aprender el uno del otro.

  1. Lo material no es tan importante como parece.

¿Te has fijado que a tu perro le importa un comino si su plato es verde o azul o si su juguete es nuevo o viejo o de marca o no? Pues así, los perros nos recuerdan todos los días que las cosas son lo que tú haces de ellas.


Erik Lam/ Shutterstock

  1. Hay que saber perdonar. 

Cuando regañamos a los perros por que hicieron alguna travesura o porque se portaron mal, basta que les llamemos con una voz dulce de nuevo para que nos muevan la cola sin control. Así de fácil es perdonar. Los perros poco saben de los rencores, para ellos lo que importa es que el regaño ya pasó y ahora estamos contentos de nuevo.


RiumaLab/ Shutterstock

  1. Aquí y ahora.

A tu perro no le importa qué hiciste ayer o si lo regañaste hace rato, para él lo importante es aquí y ahora. Muchos de nosotros nos perdemos en lo que ya pasó o en lo que va a pasar y se nos olvida vivir el presente. Aprendan esto de sus perros.


Radharani/ Shutterstock

  1. Las apariencias engañan.

Esos mitos de que los pit bull son agresivos o que los perros grandes son peligrosos para los niños o que los perros chiquitos son muy nerviosos, son todos mitos. Claro que hay pit bulls agresivos, pero también hay labradores y chihuahuas y mestizos agresivos.  Claro que hay perros que no se llevan bien con niños, pero no tiene nada que ver con su tamaño y claro que hay perros chiquitos nerviosos, pero hay otros muy calmados y hay perros grandes que también son súper nerviosos. Por lo tanto, no generalices. Las cosas no son lo que parecen a simple vista y siempre debemos mirar más allá para ver la foto completa.


Eric Isselee/ Shutterstock

  1. Lo importante es la belleza interior.

¿Cuál es el mejor perro? El tuyo. No hay perro feo. Cuando tienes un perro te das cuenta de que lo que hace increíble a tu perro no es su raza o su pelaje o que te lo chulean en el parque. Lo increíble de tu perro es que es tu amigo, que te quiere y que para él, no hay nada en el mundo más importante que tú.


Photohunter/ Shutterstock

  1. Es mejor estar de buenas que de malas.

Los perros saben que es mejor estar felices que enojados. Por supuesto que hay perros cascarrabias que generalmente por su edad, ya pasan más tiempo serios que moviendo la cola sin control. Sin embargo, un perro siempre preferirá estar feliz que estar de malas.


Cristina Annibali/ Shutterstock

  1. Siempre es buen momento para recordarnos que nos queremos.

Tu perro no se cansa de demostrarte cuánto te quiere. Si aún no te has dado cuenta, aquí te decimos algunas maneras en las que te lo demuestra. Esta es una gran lección para los humanos, muchas veces damos por sentado que la gente que queremos sabe que la queremos pero nunca está de más recordárselos todos los días.


BestShots/ Shutterstock

  1. Hay que ser felices con lo que tenemos.

Tu perro es feliz si estás tú. Para él no es importante nada más. Muchas veces nosotros ponemos mucho peso en cosas que no podemos controlar para ser felices. Que si el clima, que si la compañía, que no tenemos el celular de moda, que si queríamos el sandwich sin mayonesa, y demás. Seamos felices con lo que tenemos para disfrutar más las cosas y no estar anhelando lo que no está hoy aquí.


70681657/ Shutterstock

  1. All you need is love.

Ya lo dijeron los Beatles. ¿Han visto las increíbles transformaciones de perros rescatados? ¿Han visto cómo cambian no sólo físicamente pero cómo pasan de ser perros tristes a perros que no pueden dejar de mover la cola? Esto es lo que se logra con amor. Y lo mismo pasa entre humanos, lo único que necesitamos es amor.


Rita Kochmarjova/ Shutterstock

  1. 10. Todos somos iguales.

    ¿Se han fijado que para los perros las discapacidades no los hacen diferentes a los otros? Un perro en sillita de ruedas juega con los perros que corren sin problemas, un perro tuerto no es visto feo, un perro sin una pata igual corre y juega como si nada. Esta es la lección más importante que nos enseñan los perros todos los días, que literalmente no importa el color, ni la raza, ni la apariencia física, ni la edad. TODOS SOMOS IGUALES y debemos ser tratados así


    Ermolaev Alexander/ Shutterstock

    ¿Qué otras cosas has aprendido de tu perro?

    Artículo presentado por Instituto Perro.

    Notas recomendadas:

    Un perro le dice a su mamá cuanto la extraña por teléfono
    Cosas que solo los dueños de un beagle pueden entender
    Infografía:  por qué no debes regalar cachorros

    « Volver al Blog
    « artículo anterior   |   siguiente artículo »

    Deja un comentario

    Los comentarios son revisados antes de ser publicados.

    Comentarios

    Aun no hay comentarios. ¡Sé el primero!