• 0

Bambi

04 Abril, 2016 0 comentarios Deja un comentario

Son decenas de casos que PRODAN recibe cada semana, tristemente la gran mayoría no las podemos atender por falta de recursos. Pero hay ocasiones en que las cosas se alinean para que sea diferente la historia.

En Julio de 2015, recibimos un reporte por Twitter de una perrita atropellada en Santa Catarina. Estaba tirada afuera de una empresa y unos empleados de ahí la vieron, solo la pudieron mover a la banqueta y buscaron apoyo. Coincidentemente una voluntaria de PRODAN estaba cerca de la zona cuando recibimos el reporte y pasó a ver qué podíamos hacer. Después de unos minutos y llamadas la encontró, en la banqueta, sangrando por la boca, no estábamos seguros si aún respiraba, era una cachorrita de unos 4 meses.

Al acercarnos a ella nuestra primera impresión era que no tenía esperanzas, se veía muy mal, sin embargo seguía viva la perrita y tomamos la decisión de llevarla al veterinario para que la valorara pero muy conscientes que si no tendría esperanzas entonces solo evitaríamos que siguiera sufriendo y la acompañaríamos en sus últimos momentos.

Al llegar con el veterinario detectaron un fuerte golpe en la cabeza, pupilas dilatadas, sangre por nariz y boca. Una escena poco alentadora, pero el doctor recomendó esperar un poco, dejarla internada y en observación para ver si al desinflamarse un poco reaccionaba positivamente.

Fue muy lenta su recuperación, al principio parecía tener un problema en las patas traseras, pero no había fractura afortunadamente. Con el paso del tiempo nos dimos cuenta que el golpe que recibió en la cabeza le causó daños neurológicos que la dejaron parcialmente ciega y con una extraña debilidad en las patas traseras. Decidimos llamarla Bambi por su peculiar forma de caminar. Siempre está contenta, parecía ni saber que está enferma.

Gracias a la paciencia del doctor, al apoyo de las personas que trabajan en esa veterinaria que la rehabilitaron y gracias también a muchos seguidores de PRODAN que apoyaron económicamente con el caso, Bambi salió adelante. Sus patas están en perfecto estado, pero su condición de ceguera parcial la hacen caminar de una forma especial.

Bambi sigue esperando un hogar definitivo para ella. Hoy vive en casa de la voluntaria que la rescató, convive con otros 6 perritos y ya se acostumbró al espacio con muchos escalones aunque no es lo recomendable para ella. Disfruta mucho cada vez que puede estar en el parque, le encanta brincar, correr y jugar con su peluche ruidoso y su pelota. Tiene entre 1 año y 1 año y medio de edad.

Adopta a Bambi, te garantizamos que te dará amor toda su vida

¿Le quieres dar una oportunidad?




« Volver al Blog
« artículo anterior   |   siguiente artículo »

Deja un comentario

Comentarios

Aun no hay comentarios. ¡Sé el primero!