• 0

Cómo bañar a tu perro

17 Junio, 2013 0 comentarios Deja un comentario


El baño del perro, con agua tibia y un champú adecuado, debe incorporarse a la rutina cotidiana de higiene de nuestro animal de compañía. Pero no siempre es una experiencia positiva para todos los perros. Para que la hora del baño no sea un tormento, la Revista Animales de Compañía te da algunos consejos para hacer del baño de tu perro algo agradable y armonioso.

1. Asocia el baño con algo agradable

Un perro acostumbrado al baño será más fácil de manejar, ya que asociará el aseo con algo cotidiano y agradable, siempre que la higiene haya sido algo positivo para él. La primera vez que lo bañes tranquilízalo, proporciónale muchas caricias, premios y palabras agradables. Su primer contacto con el agua y el champú debe ser placentero para que no huya.

Una buena idea es transformar el lugar del baño en una zona de juego para inspirar confianza al perro que toma su primer baño. Utiliza sus juguetes y muñecos de goma para propiciar una sensación amena.

2. Prepara a tu can para el aseo

Antes del baño, cepilla a tu perro con un cepillo especial para desenredar y eliminar el pelo muerto. Las puntas del cepillo retiran el polvo y restos de suciedad del pelo; además, ya mojado el pelo será más difícil de desenredar. Incluye el cepillado en la rutina habitual de higiene: los perros de pelo corto necesitan uno o dos cepillados a la semana y los de pelo largo deben cepillarse al menos una vez al día, para evitar los nudos.

3. Decide previamente el sitio y los accesorios para el baño

Utiliza una bañera o tina adecuada a su tamaño para que sea una experiencia cómoda y no se sienta ansioso o asfixiado con el agua al caer y el eco generado por la regadera. Una ducha con el agua fría de la manguera nunca es el modo apropiado de bañar a tu perro.

Quizá se ponga nervioso y trate de huir. Procura acariciarlo, premiarlo y dale palabras de cariño mientras lo bañas; evita resbalones y accidentes atándolo con su correa a un lugar fijo. Ten a la mano jabón, champú o acondicionador para perros que hayas elegido. No bañes a tu mascota con productos para humanos: pueden irritar y resecar su delicada piel.

Para ello, en pet n'Go encontrarás una gran variedad de champús con diferentes olores y características para el pelo de tu perro, como el champú con avena y aloe que evita la irritación de la piel y alivia las molestias en pieles delicadas, o el acondicionador que desenreda, enriquece y revive el pelaje del perro. 

4. Controla la temperatura del agua

Una temperatura adecuada mantiene tranquilo a nuestro perro. El agua del baño del perro debe rondar los 39ºC, como su temperatura corporal, o sufrirá frío y se opondrá al baño.

5. Empieza por la cabeza

La cabeza del perro es la parte más delicada para lavar, porque el contacto del champú con los ojos provocará irritaciones, molestias y ganas de huir. Si el agua penetra en los oídos del perro también podría resultarle desagradable y provocarle infecciones si no tienes cuidado. Para lavar su cara humedece un paño con el agua de baño y champú, y talla; después enjuaga el área con el mismo trapo mojado hasta retirar totalmente el champú.

Si entró champú a los ojos del perro, vierte agua abundante sobre el rostro y elimina los residuos con la toalla. Limpia las orejas con el paño húmedo sin introducirlo en el oído interno.

6. Cómo bañar el resto del cuerpo

Moja a tu perro un poco con la mano, como acariciándolo: debe sentirse en confianza y seguro. Aplica algo de champú sobre el lomo y la parte trasera del cuerpo. Restriega con suavidad el producto sobre su vientre y caja torácica, masajeando, para que el champú entre en contacto con su pelo y piel. Enjuaga la espuma con abundante agua y escurre todo el manto, desde la cabeza hasta las patas con ambas manos. Terminado el baño, tu perro se sacudirá enérgicamente para retirar a su manera la humedad de su cuerpo. No dejes restos de jabón en la piel ni uses un champú inadecuado para evitar problemas dermatológicos.

7. Secado

Ten a la mano toallas para secarlo, para que no pase frío. Seca completamente a tu perro y usa una secadora si es necesario. El ruido de la secadora puede asustarlo, así que acércala lentamente a tu can para evitar huidas, sobresaltos o mayor nerviosismo. Debe haber al menos 30 cm entre la secadora y tu perro para evitar quemar su piel. Pon atención a los pliegues de piel y comisuras donde puede guardar humedad y desarrollar hongos.


Consejos para el baño de tu perro

  • Si el primer baño es placentero, el perro lo asociará con una experiencia agradable. 
  • No bañes a tu perro si acabas de vacunarlo; puedes limpiarlo con un champú seco (espuma) o toallitas húmedas para perro y cepíllalo. 
  • El secreto para que nuestro perro se deje bañar de adulto sin mordernos o arañarnos, es tratar de acostumbrarlo desde temprana edad. Si comienzas a bañarlo desde los 3 meses de edad se acostumbrará de adulto al agua y el jabón. Importante: tu cachorro debe tener completo su primer cuadro de vacunas antes de bañarlo. 
  • Si tu perro es adulto acostúmbralo poco a poco al agua: primero frótalo con una toalla ligeramente húmeda, para dejar humedad en su pelaje; poco a poco aumenta la cantidad de agua en la toalla y si muestra rechazo, utiliza premios para hacerle sentir que al dejarse bañar tendrá una recompensa. Con el tiempo tu perro debe acostumbrarse al agua hasta que puedas bañarlo sin problema. 
  • Siempre que haga frío o esté el clima muy húmedo, limpia a tu perro con espuma o toallas húmedas para evitar resfríos.
Esperamos que puedas poner en práctica alguno de estos consejos.
¡Hasta la próxima!
« Volver al Blog
« artículo anterior   |   siguiente artículo »

Deja un comentario

Los comentarios son revisados antes de ser publicados.

Comentarios

Aun no hay comentarios. ¡Sé el primero!