• 0

#MeVuelvoPerro ¡Estoy aburrido!

30 Noviembre, 2015 1 comentarios Deja un comentario

Para la mayoría de nosotros diciembre es un mes de muchos compromisos: desde el primer día del mes se percibe un ambiente de fiesta, comienzan las pre posadas y posadas, los brindis, dedicamos mucho tiempo a estas actividades sin olvidarnos de las compras de la temporada, regalos para la familia y los amigos.

Los días pasan a toda velocidad y seguramente el tiempo que compartes con tus amigos peludos se ve reducido, pues el día sólo tiene 24 horas y el tiempo no te alcanza para hacer todas esas actividades extras. Llegas a tu casa cansado y lo único que pides es un rato de descanso para seguir adelante con todos los compromisos del mes. ¿Y tu perro?

¿Te acuerdas cómo te sentías cuando eras pequeño y tus padres no podían jugar contigo o dedicar un tiempo para compartir una de tus actividades preferidas? Imagina que llevas todo el día en casa, estas de vacaciones y tus padres trabajan todo el día, no has ido a la escuela, no has visto a tus amigos, has jugado videojuegos, has visto alguna película y, si te gusta leer, has leído ya un libro.

Estas ansioso por que sabes que en poco tiempo llegaran tus padres y a la hora que llegan corres a la puerta feliz y emocionado y ellos te reciben cansados y te dicen que ahora lo único que quieren es descansar. Te frustras y tu cuerpo y mente experimentan una sensación de hartazgo, aburrimiento y frustración.

Lo mismo pasa con nuestros perros, ellos también experimentan esas sensaciones; se aburren y comienzan a buscar la forma de deshacerse de ese aburrimiento, seguramente masticarán todo lo que vean a su alcance: desde tus zapatos preferidos, las pantuflas, el rollo de papel de baño, las patas de alguna mesa, tus plantas y si tienes árbol de Navidad, probablemente será su mejor entretenimiento.

Estas señales son un indicio de que tu perro la esta pasando mal y necesita ejercicio físico y mental. Si en esta temporada no tienes el tiempo para salir a pasear con él, dedica 20 minutos de tu día a estimularlo mentalmente, esconde premios por la casa y deja que los encuentre, enséñale algún truco nuevo, practica aquellos trucos que ya sabe hacer, busca esos juguetes interactivos como rompecabezas en donde tenga que utilizar sus habilidades para obtener los premios. Deja 2 0 3 juguetes a su alcance para que se entretenga con ellos y recuerda que es importante rotar sus juguetes cada dos días para que no pierda el interés por ellos.

Se muy paciente, él no entiende porque antes le dedicabas más tiempo y ahora no, recuerda su bienestar físico mental y emocional es nuestra responsabilidad.

« Volver al Blog
« artículo anterior   |   siguiente artículo »

Deja un comentario

Los comentarios son revisados antes de ser publicados.

Comentarios

  1. Gravatar
    Guadalupe Jiménez Diciembre 01, 2015

    Muchas gracias; eso de esconder los premios, no se me había ocurrido, pero será bueno intentar jugar con él, así.