• 0

Así es como tu perro te roba el corazón con la mirada

09 Junio, 2015 0 comentarios Deja un comentario

La ciencia se ha dado a la tarea de estudiar los lazos que nos hacen tan cercanos con los perros. En los últimos años hemos visto más investigaciones y experimentos que nunca que buscan encontrar pistas para saber cómo es que los perros y los humanos nos convertimos en mejores amigos.

En investigaciones pasadas ya se ha demostrado que la oxitocina, la hormona de la felicidad y el amor, juega un papel muy importante pues se ha visto que tanto los humanos como los perros la secretamos cuando estamos juntos y esto nos hace felices.

Hace un par de años se publicó un estudio en el que se demostraba que los perros a los que les administraba oxitocina cuando jugaban con sus dueños se mostraban más cariñosos y los miraban fijamente por más tiempo.

Un estudio reciente demuestra que los perros han logrado encontrar la manera de replicar la manera en la que los humanos generamos lazos de amor y cariño entre nosotros y por eso son tan buenos para robarnos el corazón.

Los perros han logrado entender a los humanos como ningún otro animal. Es justo por esto que los perros hayan aprendido a mirarnos fijamente a los ojos, porque saben que esto en nuestra especie es una forma de cariño mientras que en los lobos es visto como una agresión.

Takefumi Kikusui de la Universidad de Azabu en Japón se dedica a estudiar los efectos de la oxitocina. Esta es la hormona de la felicidad. Una mujer que ve a su bebé a los ojos registra una alza en los niveles de oxitocina en su cuerpo y esto hace que el bebé la mire fijamente también y ocasione que la mamá libere aún más oxitocina. Este círculo es justo lo que crea los lazos de amor más fuertes, los que hay entre mamá e hijo.

Kikusui se preguntó si esto mismo aplicaba para los perros. Él ha tenido perros por más de 15 años y siempre ha tenido el sentimiento de que sus perros son más que una mascota. De ahí que surgiera la idea de investigar por qué nos sentimos tan conectados a ellos.

Para averiguarlo, convencieron a 30 amigos, vecinos y conocidos a que llevaran a sus perros al laboratorio. También encontraron a dueños de lobos y los invitaron a participar.

Todos los animales y sus dueños tuvieron que dar una muestra de orina al llegar. Después les pidieron los dueños que interactuaran con sus mascotas en un cuarto por media hora. En este tiempo, los dueños normalmente acariciaban y hablaban con a sus animales. Los dueños de perros también se miraban a los ojos con sus perros, algunos por minutos y otros por sólo segundos. Los lobos nunca hacían contacto visual con sus dueños. Al terminar la media hora volvieron a tomar muestras de orina.

Aquellos dueños con perros que se miraron a los ojos por más tiempo fueron los que registraron un mayor incremento en los niveles de oxitocina, 130% en el caso de los perros y 300% en el caso de los dueños.

Aquellos dueños y perros que casi no se miraron a los ojos y los dueños de los lobos no registraron incremento en niveles de oxitocina.

En la segunda parte del experimento hicieron lo mismo que en el primero pero a todos los perros se les dio un spray de oxcitocina vía nasal antes de interactuar con sus dueños.Esta vez no hubo lobos participando pues según Kikusui, "sería muy, muy peligroso darle oxitocina a un lobo". Las perras que inhalaron oxitocina pasaron 1.5 más tiempo mirando a sus dueños a los ojos quienes a su vez incrementaron sus niveles en 300%.

Los perros machos no mostraron ningún efecto diferente, mismo caso los perros y perras a los que se les dio una solución salina como grupo control. Esto puede ser porque la oxitocina juega un rol muy importante en las mujeres o hembras durante el proceso del embarazo, el parto y la lactancia.

Los resultados son increíbles pues demuestran que las interacciones perro-dueño generan la misma respuesta que las interacciones de una mamá con un recién nacido y que además esto explica por qué nos sentimos an bien cuando estamos cerca de nuestros perros (y ellos tan bien cuando están cerca de nosotros).

Esto puede haber sido un factor determinante en la domesticación de los perros y al demostrar que también tiene beneficios para los humanos, Kikusui sostiene que el proceso no sólo fue benéfico para los perros sino que también puede haber sido un factor importante para la supervivencia de los humanos al ayudarlos a tener menos ansiedad y estrés. Así que aquí hay otra prueba científica que demuestra que tú le haces bien a tu perro y que él te hace bien a ti.

 

[Fuente: Scientific, US National Library of Medicine] [Foto: 223402378 by Dancestrokes/ Shutterstock]

 

Notas relacionadas

Por qué tu perro te mira fijamente

Por qué tu perro ama lamerte los pies

Formas en las que tu perro te ayuda a combatir el estrés

« Volver al Blog
« artículo anterior   |   siguiente artículo »

Deja un comentario

Los comentarios son revisados antes de ser publicados.

Comentarios

Aun no hay comentarios. ¡Sé el primero!

""